Perder Gordura Sanando Sus Emociones

Usted no puede perder gordura si tiene emociones subconscientes turbulentas no sanadas por las que, aunque usted no se dé cuenta, desea cometer excesos de naturaleza orgánica, que le llevan a ser obesa.

Usted debe primero resolver los bloqueos emocionales que le llevan a refugiarse


en la comida, si desea superar su hábito de comer compulsivamente, y la ansiedad que le lleva a tener hambre constantemente.

Debe descubrir qué emoción le domina y le hace acudir a la comida para calmarla, aprtándole de perder gordura, como por ejemplo depresión, miedo, traumas, autoprotección, autodesprecio, complejo de inferioridad, frustración, pesimismo, autoexigencia, impaciencia, remordimiento envidia, inseguridad, celos, necesidad de afecto, pereza, gula, avaricia, ira, envidia, ansia de poder, culpa, etc.

Por otro lado, debe cambiar su pensamiento a positivo, mediante la repetición diaria de estas dos ideas:

1)    “Es fácil estar delgada”.

2)    “Necesito estar delgada”.

Mientras los conflictos con sus emociones y pensamientos anteriores permanezcan sin resolver y los niegue, se ocultarán en algún lugar oculto de su mente subconsciente, llevándole inevitablemente al acto de comer compulsivamente, fallándole toda dieta y toda iniciativa para perder gordura, pues su urgencia inconsciente de comer para obtener placer y  satisfacción inmediatos superará a su fuerza de voluntad.

Toda dieta que se base sólo en la restricción o reorganización alimentaria para perder gordura, sin tomar en cuenta la resolución de los conflictos psicológicos y emocionales, está avocada al fracaso, al abandono, a la insatisfacción y al efecto yo-yo.




Y esto es debido a que usted no es adicta a la comida, sino a una cierta manera de pensar y sentir que le hace sufrir y que le causa ansiedad.

Sus emociones insatisfechas, desordenadas o caóticas le hacen retornar de forma adictiva, una y otra vez a la comida como medio de satisfacción, dado que en un momento determinado de su vida usted encontró refugio en ésta, y la comida llenó su herida o su sensualidad o su afectividad, necesitadas de atención, y eso quedó fijado en su pensamiento.

Y usted vuelve una y otra vez para encontrar y repetir ese mismo placer del pasado, dado que además los carbohidratos simples (harinas blancas, arroz blanco, pasta blanca, azúcar, siropes, chuches, pasteles, bollería, pastas, pan blanco, etc.) producen un “subidón” de glucosa en sangre que le levanta el ánimo, lo cual les hace aún más adictivos, más si los riega con café, que incrementa el efecto, aunque posteriormente el páncreas se encarga de rebajar tanto azúcar y el “subidón” se transforma en bajón, por lo que usted vuelve a tomar más dulces –y café- para recrear un nuevo “subidón”.

Estas impresiones mentales fijadas en su deseo corporal le producen un hambre desordenado o insaciable.

Vea usted este VIDEO sobre Perder Gordura Sanando Sus Emociones:



 

¡USTED NECESITA YA TOMAR ACCIÓN EFECTIVA CON EL MEJOR!: 

MÉTODO GABRIEL 

 

Usted debe disolver esas emociones y pensamientos conflictivos para rectificar su comportamiento erróneo respecto a la comida y poder así perder gordura.


Leave a Reply